Publicado el Deja un comentario

3 claves para cambiar los hábitos de una vez

Las pequeñas costumbres y los hábitos establecidos son los que soportan nuestro sistema de organización y nos hacen las cosas más fáciles. También es cierto que muchos de ellos no nos favorecen en la vida diaria, pero la pereza o la creencia de que nos falta voluntad para cambiarlos hace que ni nos lo planteemos. Veamos 3 claves para cambiar los hábitos de una vez.

Es posible que nos hayamos autoconvencido de que modificar nuestros hábitos es una batalla perdida, que pensemos que algo que llevamos haciendo tanto tiempo de una determinada manera nos va a costar la vida hacerlo de otra manera. Sin embargo, el secreto del cambio es conocer los mecanismos psicológicos y neurólogicos que condicionan los hábitos.

Toda nuestra vida,en cuanto a su forma definida,no es más que un conjunto de hábitos.

William James

Al comenzar a introducir una costumbre o hábito en nuestro día a día son decisiones que estamos tomando intencionadamente. Que con el paso de los días seguiremos tomando pero ya sin tener que pensar en ellas. Es decir, hay un momento en que elegimos y decidimos conscientemente, pero pasado un tiempo dejamos de elegir y actuamos de manera automática. Esto es una consecuencia natural de nuestra red nerviosa.

Coco Lapine design

1. ¿Cómo surgen los hábitos?.

Según los científicos surgen porque el cerebro siempre está buscando la forma de ahorrar esfuerzo. Si le permiten utilizar los mecanimos de los que dispone, nuestro cerebro intentará convertir todas las rutinas que pueda en hábitos. Porque son las rutinas las que le permite descansar. En resumidas cuentas, el cerebro busca ahorrar energías a toda costa para poder concentrarse en todas aquellas acciones que requieren de atención plena.

La mayor parte de las decisiones que tomamos a diario pueden parecernos producto de una forma reflexiva de tomar de decisiones, pero no es así. Son hábitos. Y aunque cada hábito no tiene mucha importancia en sí mismo, con el tiempo, las comidas que pedimos, lo que decimos a nuestros hijos cada noche, si ahorramos o gastamos, la frecuencia con la que hacemos ejercicio y el modo en que organizamos nuestros pensamientos y rutinas de trabajo tienen un profundo impacto en nuestra salud, productividad, seguridad económica y felicidad.

Charles Duhigg

2.Se pueden cambiar si entendemos como funcionan.

Es importante entender que al principio el cerebro debe invertir mucho esfuerzo para decidir qué hábito es el que hay que tomar en cada momento, es por esto que nos cuesta tanto introducir nuevas costumbres o mejorar ciertos hábitos.

El proceso dentro de nuestro cerebro es un bucle de 3 pasos:

  • La señal que es el detonante que informa a nuestro cerebro que puede poner el piloto automático y el hábito que hay que usar.
  • La rutina que puede ser física, mental o emocional.
  • La recompensa que ayuda a nuestro cerebro a decidir si vale la pena recordar en el futuro este bucle en particular.

Con el tiempo este bucle señal-rutina-recompensa-señal-rutina-recompensa se va volviendo cada vez más automático.

Según Duhhigg, los hábitos se pueden ignorar, cambiar o sustituir. El mero hecho de comprender cómo funcionan los hábitos (la estructura del bucle) nos hace más fácil poder controlarlos.

3.¿Cómo se pueden cambiar los hábitos?.

Para cambiar un hábito es necesario conservar la señal y la recompensa de siempre, pero insertar una nueva rutina. Según los expertos casi todas las conductas se pueden transformar si la señal y la recompensa son las mismas. Cuando eres consciente de cómo actúa tu hábito, cuando reconoces las señales y las recompensas, has conseguido superar la mitad del problema.

El cerebro se puede reprogramar. Basta con que te lo propongas.

Nathan Azrin

Azrin desarrolló la terapia de entrenamiento de la inversión de los hábitos. A través de sus técnicas se pone de manifiesto que no acabamos de entender las ansias que controlan nuestras conductas hasta que no nos dedicamos a observarlas. El cambio requiere trabajo y entender esas ansías. Cambiar cualquier hábito requiere de determinación.

Resumiendo, sólo hasta que no analizamos que nos lleva a hacer las cosas de tal forma no será posible cambiarlo. Un hábito ya establecido no se puede eliminar en su totalidad, lo que hay que hacer es sustituirlo por otro. Si quieres cambiar un hábito tienes que encontrar una rutina alternativa.

Si quieres introducir en tu vida hábitos relacionados con la lectura, la reflexión y el aprendizaje queremos hablarte de la Regla de las 5 horas. Se trata de establecer 1 hora de cada día laborable para actividades relacionadas con tu desarrollo y aprendizaje dedicando ese tiempo en atención plena a tales menesteres, sin distraerte con otro trabajo o tarea.

Si quieres ahondar en el apasionante tema de los hábitos te invitamos a leer el libro El poder de los hábitos de Charles Duhigg

Alejandrina Valle y Cristina MUñoz. Fundadoras de la ACADEMIA DEL ORDEN.

Comparte si te gustó.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *